Category Archives: Comunicado

Abusos de la clase propietaria

El Sindicato de Inquilinas de Gran Canaria quiere poner en conocimiento de la opinión pública algunos de los abusos a los que los caseros, muchos de ellos multirentistas, están sometiendo a la clase inquilina de Gran Canaria. Una de nuestras afiliadas (que por miedo a las represalias prefiere guardar el anonimato y a la que llamaremos “Patricia”) nos relata la sucesión de abusos que ella misma sufre y que ya ha denunciado en sede judicial. Sus caseros, una pareja dedicada exclusivamente a la especulación inmobiliaria, han intentado entrar en varias ocasiones en la vivienda, ignorando el delito de allanamiento de morada que esto supone. Se han negado a que cambie el cilindro de la cerradura o a que ponga los suministros de agua y luz a su nombre, a pesar de que la ley es clara al respecto. Le roban reiteradamente las cartas (el buzón está roto y se niegan a arreglarlo), y muchas veces “Patricia” se encuentra sus cartas rotas en el rellano o tiradas por la carretera adyacente. Que esto sea un delito les da completamente igual. Se niegan a realizar cualquier arreglo en la vivienda, como unas tremendas goteras que inundan la casa tras cada lluvia, a pesar de que se les ha notificado previamente, verbalmente y vía burofax. Las reclamaciones de nuestra afiliada son respondidas con amenazas (“o dejas de molestar o te echamos a la puta calle”) y con nuevos episodios de acoso inmobiliario; por ejemplo: con cortes de agua desde el cuarto de contadores.

“Patricia” y sus hijos viven sometidos a una tensión constante por parte de sus caseros y no son los únicos inquilinos que han tenido problemas con los mismos propietarios. Según nos informan, otros vecinos han descubierto que les han alquilado una casa que estaba en proceso de embargo bancario y han tenido que abandonar su hogar, a pesar de pagar regularmente las rentas, cuando la entidad bancaria ha ido a reclamar un inmueble que daba por vacío. Desinformados y asustados, han preferido evitar las reclamaciones judiciales y someterse al desalojo voluntario. Para esta pareja de rentistas, alquilar casas sin registrar, en ocasiones embargadas y sin otro acuerdo contractual que un contrato modelo sacado de Internet, se ha convertido en un lucrativo y parasitario negocio.

“Patricia” es una madre trabajadora que paga regularmente su alquiler: 450 euros en la Vega de San Mateo, Gran Canaria. Paga además sus suministros y, posiblemente, el de otra casa, ya que su vivienda es una ampliación de otra, la instalación es muy precaria, paga una suma desorbitante (hasta 130 euros mensuales de luz) y en el recibo de la compañía (cuando consigue recogerlo del buzón) viene siempre el número de la vivienda adyacente. No nos encontramos, por tanto, ante un problema de impago, finalización de contrato, reclamación de la vivienda para uso propio del casero, o los típicos conflictos casero/inquilino que solemos tratar. Nos encontramos ante un problema de abuso que desde el SIGC denunciamos públicamente, tal y como ya hemos ayudado a hacer legalmente, redactando la denuncia de “Patricia”.

Sabemos que no es un caso único, por eso queremos hacer un llamamiento a la clase inquilina de Gran Canaria para que se una y no deje de señalar estos desmanes. La ley se encarga principalmente de proteger la propiedad privada. Los caseros lo saben y usan este privilegio. Pero ante sus privilegios están nuestros derechos y estos se conquistan diariamente no permitiendo que las agresiones capitalistas queden impunes. Desde el SIGC haremos campaña con nuestro label sindical para marcar este inmueble, impedir que ningún nuevo inquilino sea engañado y que nadie acceda por error a un alquiler donde no se respetan los derechos del inquilinato. Si nos impiden vivir les impediremos hacer negocio con nuestras vidas.

Desahucio inminente de Rita y sus dos hijos

Rita es una madre de clase trabajadora, desempleada, y que sólo percibe para sobrevivir, ella y sus dos hijos (la más pequeña un bebé con diversas patologías) 120 euros de manutención alimenticia. Sin casa propia ni posibilidad de acceder a un alquiler convencional, Rita hizo algo tan valiente y justo como actualmente criminalizado: entró en una vivienda pública abandonada, cuya adjudicataria no la había habitado en los últimos 17 años, para poder garantizar un techo para su familia. Continue reading

Vence “La Ilusión”

La SAREB renuncia a la acción penal y solicita el archivo del juicio por el delito de usurpación a la comunidad “La Ilusión”

Este 1 de julio, el juzgado de instrucción nº 1 de Telde ha decretado el sobreseimiento libre y archivo de las diligencias iniciadas por la SAREB (popularmente conocido como “banco malo”) contra las vecinas de “La Ilusión” por un delito de usurpación. Se trata de un auto inédito en el Estado español, puesto que es la primera vez que el banco malo perdona a los denunciados y renuncia expresamente a llevar a cabo cualquier acción civil y penal contra ellos.

Sin duda, el trabajo de presión mediática ejercido por las afectadas y el Sindicato de Inquilinas de Gran Canaria ha sido clave para ganar una batalla muy importante para el inquilinato de todo el Estado español, ya que es la primera vez que la SAREB se ve forzada a paralizar la vía civil y la vía penal al mismo tiempo. Esta victoria sienta un precedente e implica que no habrá multas por usurpación ni desahucios forzosos y que las familias de “La Ilusión” podrán dormir tranquilas y negociar un alquiler social con la administración pública. Hoy podemos permitirnos una pequeña alegría, pues nos congratula que finalmente la SAREB haya cumplido con su compromiso y haya prevalecido nuestra principal demanda desde que se inició este proceso: que el derecho a la vida esté por encima de cualquier otra consideración, económica o propietaria. Sin embargo, nos mantendremos vigilantes y atentas porque la lucha por una vivienda digna es constante.

S.I.G.C.

Primera familia realojada de “La Ilusión”

La compañera Daniela (vecina de “La Ilusión” y madre de un bebé con discapacidad intelectual y dos niñas de 14 y 15 años que vivía en un cuarto de aperos semiderruido, sin puerta ni ventanas), es la primera vecina de la comunidad en ser realojada, con un alquiler social de 11 € al mes, en una vivienda pública de Visocan. Al contrario que el resto de vecinos, quienes mediante la intervención del Sindicato llegaron a un acuerdo con la inmobiliaria en quiebra que era propietaria del edificio, Daniela llegó a “La Ilusión” redirigida por los Servicios Sociales del ayuntamiento de Telde. Se trata, además, de un caso excepcional, ya que su casa tenía problemas de habitabilidad y urgía encontrarle una alternativa habitacional.

Desde el sindicato esperamos que el caso de Daniela marque el camino para el resto de vecinas y que éstas conserven las casas que habitan en la actualidad pagando un alquiler social acorde a sus posibilidades económicas. Se trata, sin duda, de una gran noticia para nuestra compañera y de una pequeña victoria para todas.

La Ilusión permanece intacta

La presión del Sindicato fuerza a la Sareb a la suspensión del juicio contra “La Ilusión”

En la mañana del 10 de junio el Sindicato de Inquilinas convocó a los medios para denunciar la situación de cuatro familias que ayer habían sido llamadas a declarar por un delito de usurpación en los juzgados de Telde. Las vecinas recibieron la citación judicial a pesar de que en diciembre la Sareb (entidad con un 45% de capital público, conocido como “banco malo”), el ayuntamiento de Telde y el Gobierno de Canarias les prometieran que estudiarían los casos por unidad familiar.

Continue reading

¡URGENTE: Desalojo en San José!

Esta mañana, sin haber recibido notificación ninguna y sin juicio previo, un fuerte dispositivo policial ha desalojado a las hermanas Nereida y Natalia y a sus tres hijos de su vivienda en la Vega de San José (Las Palmas de Gran Canaria). Mientras las hermanas habían acudido al colegio de sus hijos a entregar la matrícula, un cerrajero escoltado por la policía ha abierto la vivienda y cambiado la cerradura. A pesar de que las hermanas intentaron recuperar sus pertenencias ante al inesperado desalojo, la policía las echó de su casa agarrándolas de pies y las manos.

Las instituciones, una vez más, han demostrado su incompetencia y su dejación de funciones y no han asistido a dos madres solteras y a tres niños que hoy no saben dónde van a dormir. No han ofrecido a estas familias una alternativa habitacional digna que les ahorrase el trauma de un desahucio que carecía de orden.

Sin embargo, mucho más grave nos parece la actuación arbitraria de las distintas policías y de los Juzgados: es intolerable que provoquen una situación tan traumática y violenta como un desahucio inesperado sin ofrecer ningún tipo de garantías a dos madres solteras que habían ido a presentar la matrícula de sus hijos en el colegio. Es un acto inhumano y cobarde que genera una alarma social aterradora, ya que sientan un peligroso precedente: a cualquier persona la pueden echar de su vivienda sin garantías judiciales.

La guerra no acaba aquí. Desde el Sindicato de Inquilinas condenamos la violencia que ejerce el Estado contra las más pobres y vulnerables y advertimos a las administraciones, a la justicia y a las fuerzas de seguridad del Estado que esto no quedará así: tras meses de silencio e inacción, hoy se han presentado sin avisar para echar de su casa a dos madres solteras con tres menores de edad. El Sindicato de Inquilinas trabajará para encontrar la alternativa habitacional y el apoyo que las instituciones les han negado y para combatir la criminalización y estigmatización por parte de la justicia y la policía.

¡Alerta agresor!

En enero de 2019 nos llega, al Sindicato de Inquilinas de Gran Canaria, un caso de desahucio in extremis, solo cuatro días antes de producirse el lanzamiento. Después de conseguir paralizarlo y encontrar una alternativa de emergencia para la afectada, nos interesamos por la causa de haber esperado tanto para contactarnos. Fue entonces cuando conocimos los hechos que ella quiere denunciar públicamente y que nosotras, como organización a la que está afiliada, como colectivo compuesto en su mayoría por mujeres, donde varias hemos sufrido algún grado de violencia machista, queremos denunciar con ella: Continue reading

El SIGC lanza su label sindical

Label es una voz inglesa y significa etiqueta, sello o marca. El label sindical es una herramienta de presión obrera que los sindicatos revolucionarios llevan practicando desde hace más de un siglo. La CGT de Francia (en su primera etapa, cuando era impulsada por anarcosindicalistas como Emile Pouget), la IWW de Norteamérica o la CNT en el Estado español adoptaron de forma eficiente y durante distintas etapas este método de acción directa (resolver los problemas laborales a través de la propia intervención obrera, sin intermediarios). Continue reading